Construyamos CIUDADANIA defendiendo San Fernando… Inversiones SI, pero respetando el MEDIOAMBIENTE y a la POBLACION de Marcona.

marzo 30, 2007

Informe San Fernando
Informe Final Caso venta terrenos
en SAN FERNANDO

Lea el INFORME FINAL dado por el CONGRESO DE LA REPUBLICA, en la investigación sobre la venta nada “transparente” al CONSORCIO NAZCA ECOLOGICA el año 2003.

LEA EL INFORME FINAL
(AQUI)

Anuncios

25 de julio del 2003, fecha clave para recordar por que la Ensenada San Fernando debe ser protegida… El mercantilismo desregulado la puede “matar”

marzo 30, 2007

Diario Comercio Perú
El Decano de la prensa Nacional se pronunció

Bahía de San Fernando en Marcona debe ser protegida.

Fue subastada el 2003, pese a ser el hábitat de cientos de especies. Ahora las autoridades y especialistas piden recuperarla para convertirla en reserva natural.

En las vastas soledades de la ensenada de San Fernando, en la localidad portuaria de San Juan de Marcona (Ica), habitan en perfecta armonía con la naturaleza una diversidad de especies marinas, aves y mamíferos. Sin embargo, esta valiosa fauna silvestre comienza a sentir los estragos de la presencia cada vez más frecuente de grupos de turistas que arriban sin ningún control a este bello recinto salpicado de acantilados y profundos farallones.

El arribo de estos visitantes que deben cruzar el desierto por un camino arenado, que comienza en el sector de Poroma, a la altura del kilómetro 462 de la Panamericana Sur, es promocionado desde hace algunos meses por agencias turísticas que operan en Nasca.

“Este nuevo destino turístico se ofrece a los visitantes después de la venta de estos terrenos a una empresa que proyecta levantar un gran complejo hotelero y turístico”, afirmaron algunos operadores consultados.

LA SUBASTA

Precisamente, el 25 de julio del 2003, Pro Inversión vendió al consorcio Nasca-Ecológico más de 498 hectáreas de la ensenada. El precio que pagó la empresa por esta enorme porción de tierra fue de US$17.500.

La venta de estos terrenos ha motivado en los dos últimos años el unánime rechazo de las autoridades de esta región, así como de diversos especialistas y un gran sector de esta población portuaria. Todos ellos han exigido de manera reiterada a Pro Inversión que declare la nulidad de esta subasta, ya que no solamente se ha vendido una zona intangible que se caracteriza por su vasta riqueza natural y biológica, sino porque en este proceso existen serios vicios e irregularidades.

“Se han vendido terrenos eriazos con fines agrícolas cuando el predio no es apto para estos usos por estar en pleno litoral. En el proceso se han evidenciado graves errores técnicos, ya que la resolución suprema que declara la libre disponibilidad de estos terrenos omitió la ubicación de la ensenada dentro de la jurisdicción del distrito de Marcona”, sostiene la alcaldesa distrital Leticia Ramírez Rodríguez.

Ante estas irregularidades la autoridad municipal ha solicitado al Ministerio de Agricultura que designe una comisión técnica del Inrena para que no solo determine los límites y la jurisdicción de este distrito sino, sobre todo, confirme y ratifique la existencia de la vasta riqueza biológica que hay en la ensenada.

¿UNA VENTA NULA?

Después, el 12 de mayo del año pasado, el pleno del Concejo de la Municipalidad de San Juan de Marcona declaró la nulidad de esta venta.

El presidente de la región Ica, Vicente Tello Céspedes, ha calificado de irregular el contrato de compra-venta, ya que al registrarse como vendedor al Proyecto Especial de Titulación de Tierras y Catastro Rural (PETT), del Ministerio de Agricultura, y como compradora a la empresa Consorcio Nasca Ecológica no se ha tomado en cuenta la opinión ni la intervención del gobierno regional, pese a que este tiene facultades en la administración y adjudicación de los terrenos urbanos y eriazos que se ubican dentro de su jurisdicción.

LA RIQUEZA

El biólogo Juan Carrasco Tumba, quien ha realizado estudios en la zona en el último lustro, ha recomendado al Inrena realizar una evaluación científica, pues en su opinión en San Fernando existen cientos de mamíferos, aves, peces, moluscos y reptiles, algunos en situación vulnerable y en vías de extinción que requieren ser protegidos.

“La gran ensenada de San Fernando es una zona rica en afloramiento de fitoplancton y zooplancton que constituyen la base de la cadena alimenticia de la variedad de crustáceos y peces que habitan en sus aguas y que permiten a su vez la presencia en diversas épocas del año de una diversidad de mamíferos (lobos, delfines, cachalotes, ballenas, chanchos marinos y el zorro costeño), así como de una amplia gama de aves”, señala Carrasco.

A la rica fauna que existe se suma una vasta flora compuesta hasta por ocho conjuntos de algas que permiten la presencia de importantes bancos de corvina, chita, lenguado, cojinova, sardina, anchoveta y pejerrey, además de diversos moluscos. El pasado 8 de marzo una subcomisión parlamentaria del grupo de trabajo de fiscalización y contraloría del sector agrario, que preside el congresista Wílmer Rengifo, se reunió con el presidente del gobierno regional de Ica, Vicente Tello, y con el jefe del Inrena, Leoncio Álvarez, para investigar el caso.

Fue declarado patrimonio natural.

Hace catorce años la Municipalidad de San Juan de Marcona declaró a esta gran ensenada patrimonio natural debido a su diversidad biológica . La norma puesta en vigencia en setiembre de 1991 buscaba “proteger las distintas especies que de manera silvestre habitan en este bello recinto ecológico”, precisa la Resolución de Concejo 014-91, refrendada por el alcalde de aquel entonces, Víctor Medina. Pero eso no es todo. Tres meses antes de que Pro Inversión vendiera las 498 hectáreas, el gobierno regional de Ica, a través de la Ordenanza 0004-2003, emitida el 27 de marzo del 2003, la declaró zona de reserva ecológica.

Un refugio de vida en las orillas del mar.

* Ubicado 37 kilómetros al norte de San Juan de Marcona, la ensenada de San Fernando alberga el más importante apostadero de lobos marinos del litoral.

* Durante la época de nacimiento de los lobos aparecen numerosos cóndores.

* El guanaco, otra especie en peligro de extinción, también llega de los Andes para nutrirse de los arbustos que crecen por la humedad marina.

Las cifras.

* 80 diminutos y simpáticos pingüinos de Humboldt habitan entre los arrecifes y acantilados de San Fernando.

* 3 son los factores que han provocado la disminución de los pingüinos: la caza, la falta de protección y su lenta procreación.

* 20 nutrias marinas, especie considerada en peligro de extinción, han sido ubicadas en San Fernando. Estos datos fueron recabados por expertos biólogos.

Fuente: El Comercio.
Lima 30 de marzo del 2007

Inician trámites para proteger San Fernando.

marzo 30, 2007

VIsta aerea San FernandoEl Inrena y el gobierno regional recopilan estudios del ecosistema.

Las 353 especies entre mamíferos, aves, peces, moluscos y reptiles, que habitan en perfecta armonía con la naturaleza en la bahía de San Fernando, en el distrito de San Juan de Marcona (Nasca), están en camino de ser protegidas por el Estado, al iniciarse formalmente hace algunos días la elaboración del expediente técnico de este frágil ecosistema.La formulación de este documento, además de reunir, ordenar y sistematizar los diversos estudios biológicos realizados en los últimos cinco años sobre este espacio ecológico, definirá también los límites de esta reserva natural, que permita luego al Inrena contar con el sustento para declarar la zona como nueva Área Natural Protegida.

A esta decisión se llegó tras una reunión entre la directora de Planeamiento de la Intendencia de Áreas Naturales Protegidas del Inrena, Miriam García Donayre, y el gerente de Recursos Naturales y Gestión del Medio Ambiente del gobierno regional de Ica, José Salcedo Alcántara.

Paralelamente a estos estudios, se elaborará un documento sobre los valores culturales, turísticos, económicos y de investigación a fin de diseñar un plan de manejo de la zona a proteger.

“Este proceso no excederá ni se extenderá más allá de este año. Existe por lo demás el firme compromiso de esta nueva gestión en lograr la pronta protección de este bello ecosistema”, aseguró Salcedo Alcántara.

Del consultor: Conservación para el desarrollo.
MARIANO CASTRO SÁNCHEZ MORENO
Ex secretario técnico del Conam.

En lo esencial hay consenso: corresponde que la bahía, ensenada y el entorno inmediato de San Fernando (Marcona) sean establecidos como Área Natural Protegida, así se incrementará el valor de esta zona admirable.

Un paso importante para lograr este objetivo será la evaluación que el Inrena ya anunció, y que al recomendar la categoría de área natural protegida, determinará la condición legal, finalidad y usos permitidos. Es necesario que el nivel de protección sea de los más estrictos para asegurar la conservación de las especies, algunas de las cuales están en peligro de extinción, así como para destacar el alto valor biológico y paisajístico del lugar.

Un tema vinculado es la situación legal de los terrenos. Una parte es de dominio público y otra de propiedad privada. Sin perjuicio de la adecuada revisión de lo actuado, así como del saneamiento legal de los terrenos, debe asegurarse la armonía del ejercicio de los derechos con los fines del área protegida. Las soluciones podrían ir desde una administración pública de toda la zona, hasta opciones en las que se complemente la gestión pública (nacional, regional y local) con los esfuerzos de un área de conservación privada.

Fuente: El Comercio
Lima, 25 de marzo del 2007

INRENA documento
Una de las causas por la que debe ser protegida, la venta nefasta a Nasca Ecológica el año 2003.
VER DOCUMENTO DE INRENA

Instituciones científicas se pronuncian sobre península de San Fernando.

marzo 30, 2007

Condor San Fernando
Cóndor andino en San Fernando-Marcona. Foto: Alejandro Tello

Piden al Gobierno Regional de Ica retome el proceso que permita rescatar sesenta mil hectáreas de biodiversidad y bellezas escénicas. Una vez más Viajeros suma fuerzas para luchar por la protección de las riquezas de San Fernando, este relicto de vida, amenazado por apetitos particulares y la inacción de muchos.

Un importante grupo de instituciones y personalidades dedicadas a la protección ambiental y la conservación de nuestros recursos naturales, se pronunció a favor de la pronta solución de los problemas suscitados en la península de San Fernando, reafirmando su compromiso de acompañar al Gobierno Regional de Ica en la conversión de la zona en una nueva Área Natural Protegida. Como se sabe, la península o ensenada de San Fernando se ubica al norte de la ciudad de Marcona y ha sido considerada por los estudiosos que han recorrido los diversos hábitats que confluyen en sus playas, islotes y acantilados, como un refugio de vida silvestre de incomparable riqueza y tal vez el único espacio costero donde todavía es posible encontrar tropillas de guanaco (Lama guanicae), especie altoandina en peligro de extinción en el Perú.

Sin embargo y a pesar del valor biológico y cultural del área, una apresurada venta de terrenos en el corazón vital de San Fernando, realizada por Pro Inversión en el año 2004, motivó que la población de Marcona, diversas ONGs y grupos ambientalistas locales y nacionales levantaran la voz de alerta sobre el posible uso inadecuado de un bien común de tanta importancia para la preservación de una geografía tan rica como la de la península en mención y sus zonas de influencia. Un estudio realizado por la bióloga Helena Sisniegas, en el que participaron científicos de la talla de Irma Franke y Asunción Cano, advirtió sobre la necesidad de salvar de la destrucción este ecosistema y el que conforman las llamadas Lomas de Marcona o San Fernando, una de las últimas lomas que permanecen intactas en la costa sur peruana.

El pronunciamiento “JUNTOS POR SAN FERNANDO”, ha sido elevado a las máximas autoridades regionales y del Inrena, destacando entre las instituciones adherentes las filiales nacionales de Conservación Internacional y The Nature Conservancy (TNC), así como APECO, el Instituto Conservación y Culturas, la ONG Mundo Azul, Sociedad Zoológica de Francfort, etc. Además de contar con la adhesión de Rafo León, Gustavo Suárez de Freitas, Carlos Ponce, Alfredo Ferreyros entre otros distinguidos conservacionistas.

JUNTOS POR SAN FERNANDO

Los abajo firmantes, personalidades y organizaciones vinculadas al quehacer académico, la ecología y la conservación de nuestros recursos naturales, queremos reafirmar nuestro compromiso de acompañar al Gobierno Regional de Ica, las instituciones locales y los directamente involucrados, en la solución definitiva de la problemática suscitada en la ensenada de San Fernando, distrito de Marcona.

San Fernando, su impresionante litoral y su costa adyacente, constituye una de las zonas más ricas en biodiversidad de la franja costera peruana; por tanto, su valor como bien común y patrimonio compartido, requieren la obligada concertación entre todos los involucrados en salvaguardar su riqueza y capitalizar sus potencialidades. El camino de la negociación y el diálogo representa la única garantía para la construcción de una solución que contribuya al desarrollo social de la región.

Lima, 12 de febrero de 2007

Alberto Barandiarán / Alejandro Tello / Alfredo Ferreyros / Álvaro Rocha / Anna Cartagena / Carlos F. Ponce / César A. Vega / Claudia Otero / Fernando Angulo / Guillermo Reaño / Gustavo Suárez de Freitas / Javier Modonese / Jorge Ugaz / Lucía Ruiz / Luis Beingolea Solís / Luis Ríos
Luis Vereau / Manuel Pulgar-Vidal / Mariela Goyenechea / Pável Cartagena / Pedro Solano / Rafo León / Rob Williams / Silvia Sánchez / Stefan Austermühle / Walter Silvera / Walter Wust / Wendy Rojas

Asociación Cracidae Perú / Asociación Peruana para la Conservación de la Naturaleza, APECO / Consultores Asociados en Naturaleza y Desarrollo, CANDES / Centro de conservación, Investigación y Manejo de Áreas Naturales, CIMA / Conservación Internacional – Perú, CI / Derecho, Ambiente y Recursos Naturales, DAR / Diplomado de Turismo Sostenible Universidad Antonio Ruiz de Montoya / Grupo Viajeros / Instituto Conservación y Culturas, ICC / Instituto para el Diálogo y la Acción Ambiental, IDAAM / Mundo Azul / Protección de Áreas Marinas e Islas, ProIslas / Revista Rumbos / Sociedad Peruana de Derecho Ambiental, SPDA / Sociedad Zoológica de Francfort, SZF / The Nature Conservancy, TNC.

Fuente: Revista VIAJEROS (VOL)
Lima, 14 de febrero del 2007

zorro marcona
Especie de zorro que habita en la Ensenada San Fernando.
Foto: Alejandro Tello

En medios científicos y de comunicación continúa campaña JUNTOS POR SAN FERNANDO

marzo 29, 2007

Ensenada San Fernando Marcona
Islote Principal en  San Fernando.

Por: José Rosales Vargas. 
Pese a su biodiversidad no se la considera zona natural intangible. En este paraíso vuela el cóndor, nadan las nutrias y habitan los guanacos. Por primera vez un medio de la importancia de El Comercio, se pronuncia a favor de la admisión al sistema nacional de áreas protegidas de una zona costera de más de sesenta mil hectáreas de lomas, playas, desiertos y dunas. En las lomas de San Fernando todavía pervive un corredor biológico andino-costeño que debemos proteger para el beneficio de las próximas generaciones.Cuando se atraviesa el amplio y accidentado desierto del puerto de San Juan de Marcona, donde uno se topa con caprichosas dunas y bancos de arena que forman múltiples siluetas dibujadas por las ráfagas de vientos que caracterizan a estas costas, se llega a la extensa loma de San Fernando. Aquí una pareja de simpáticos guanacos corre libremente, y al advertir nuestra presencia, se detiene para el deleite de nuestro reportero gráfico. “Hemos comenzado muy bien el día”, exclama Orlando Flores Ancaya, nuestro experimentado guía. La claridad y limpidez del cielo y el contacto inicial con estos hermosos camélidos sudamericanos en peligro de extinción auguraban, sin lugar a dudas, una buena jornada en estas costas.
Tras descender por una empinada cuesta de arena que alcanza los 700 metros y que obliga a nuestro experto chofer a poner a prueba toda su destreza, llegamos a este paraíso donde, inclusive, nos da la bienvenida un majestuoso cóndor. Después de cuatro vuelos casi rasantes sobre nuestras cabezas, el amo y señor de estas alturas se pierde en el horizonte como invitándonos a ingresar a este refugio costero de vida silvestre de inigualable belleza y riqueza biológica, según lo corroboran investigaciones científicas realizadas en el último lustro por destacados especialistas. “La ensenada de San Fernando es la zona de afloramiento marino más abundante y rica de todo el país y única en su género que debe ser protegida de inmediato e insertada en el Sistema Nacional de Áreas Naturales Protegidas por el Estado”, indica este equipo multidisciplinario de científicos y especialistas que elaboró hace dos años un concienzudo informe sobre la biodiversidad de las lomas y del área marino-costera de San Fernando.
Tiene 353 especies
Pese a esta singular particularidad ecológica, este bello ecosistema en el que habitan aún en perfecta armonía y de manera silvestre 353 especies, entre mamíferos, reptiles y aves, tanto de la biodiversidad terrestre como marina –muchas de ellas en situación vulnerable o en franco proceso de extinción– no es protegido por el Estado. No se ha incluido ni declarado ninguna de sus casi sesenta mil hectáreas (de zona continental, ensenada y playas) como reserva natural protegida.
Estudio científico
En este prolijo estudio en que participaron los biólogos Helena Sisniegas, Patricia Majluf, Milena Roca y Renato Guevara, así como los investigadores Irma Franke, Niels Valencia, Inés del Águila y una veintena de reconocidos científicos y especialistas, se llegó a determinar la existencia de hasta nueve hábitats naturales en la zona. Ante estas singulares características y el aparente descuido del Estado, Olivia Sejuro Nanetti, de la Asociación Cultural Nasca, plantea diseñar un programa de manejo que asegure la inmediata y urgente protección de la diversidad biológica y ambiental de la bahía de San Fernando. “Tras identificarse hasta cuatro ecosistemas naturales (marino, costero, desértico y especial), es perentoria su pronta declaratoria como área natural protegida y la formulación de un riguroso manejo de actividades turísticas, extractivas y mineras que se hacen en su entorno”, propone.
Tarea del Inrena
Carlos Andaluz Westreicher, presidente ejecutivo de Proterra, organización fundada en 1983 para promover el diseño y la aplicación de políticas ambientales, señala que es imperativo que el Inrena realice los estudios complementarios para definir su extensión y categoría definitiva como área natural protegida. “A esta acción inmediata del Inrena se deben sumar la Municipalidad Provincial de Nasca y la distrital de Marcona para planificar, a la brevedad, el desarrollo integral de la bahía de San Fernando, mediante la zonificación ecológica y económica e incluirlo en el plan de acondicionamiento territorial”, plantea. Este plan –remarca– debe garantizar el aprovechamiento sostenible de los recursos naturales, la preservación de las especies y el paisaje, la distribución equilibrada de la población y el desarrollo de la inversión pública y privada en esta importante zona, estableciéndose las limitaciones al ejercicio de los derechos que tienen los particulares, sean de propiedad o concesiones, para no dañar la bahía.

Tomado del diario “El Comercio”
Lima, 24 de febrero del 2007

Palabra mayor: “San Fernando reúne condiciones para ser protegida…”

marzo 29, 2007

Por: Luis Alfaro Lozano, Intendente Nacional del Inrena

Marcona San fernando
Ensenada San Fernando

 El intendente nacional de áreas naturales protegidas, se pronuncia a favor de conservación de San Fernando en Marcona, pues, según los estudios realizados, la zona posee una gran biodiversidad que habita en sus sesenta mil hectáreas, que incluyen la zona continental, ensenada y playas. Por eso la importancia de la pronta zonificación ecológica y económica, la distribución equilibrada que establezca las limitaciones al ejercicio de los particulares para no dañar la bahía. Al respecto, Antonio Brack Egg también se pronuncia para llamar la atención de la poca importancia que se le ha dado a la zona a pesar de los diversos estudios que anunciaban sus riquezas biodiversas.

¿Consideran prioritario proteger la biodiversidad de la bahía de San Fernando?
Esta bahía reúne un conjunto de valores biológicos y ecológicos que requieren su conservación, así como la intervención del Estado para protegerla y mantener su diversidad biológica. Es necesario, además, conservar las áreas de impacto en el uso y explotación de la zona.

¿El Inrena puede declararla área natural protegida?
Se debe desarrollar en principio una estrategia legal para el otorgamiento de un estatus de protección a dicha área, es decir, establecer formalmente la zona como un área natural protegida cuyo objetivo principal, según la Ley de Áreas Naturales Protegidas y su reglamento, es conservar su diversidad biológica.

¿Qué pueden hacer por lo pronto para protegerla?
El Inrena, a través de la Intendencia de Áreas Naturales Protegidas, desde el 2004 había tomado contacto con el gobierno regional de Ica para tramitar el establecimiento de un área de conservación regional. Un año antes la región Ica, mediante una ordenanza, la declaró zona de reserva ecológica. Sin embargo, el gobierno regional carece de estas facultades, por lo que se creó una comisión para elaborar el expediente que sustente el pedido. En breve tendremos una reunión con las nuevas autoridades de la región para reanudar el tema.

¿La actividad minera y turística que hay en la zona puede perjudicar este ecosistema?
La actual gestión hará una evaluación integral de estos temas a efectos de proponer las medidas más adecuadas para la conservación y protección de la bahía.

Del consultor: ¿Un paraíso que se va?
Antonio Brack Egg, Consultor
San Fernando es un paraíso que está en serio peligro, pese a su enorme potencial para el turismo y su biodiversidad. Todo comenzó cuando en el 2003 se vendió 498,5 hectáreas de San Fernando por 51.052,90 soles a un grupo privado como terreno eriazo para fines agropecuarios. Con el aumento de los turistas hacia Nasca, esta zona sufre crecientes agresiones por un turismo mal llevado y sin consideración de conservar sus atractivos. Las lomas son recorridas por buggies o carritos areneros, que persiguen a los guanacos y causan daños a la vegetación; el acceso frecuente de personas sin guías especializados aleja a los cóndores, y los desechos de los visitantes afectan el hermoso paisaje. El 22 de junio del 2003, El Comercio publicó un extenso artículo titulado “Proponen que bahía de Marcona sea reserva nacional”, en el que destaca los valores de la zona. Desde 1995 la Asociación Cultural Nasca hace esfuerzos para lograr que este espacio sea conservado y manejado en forma sostenible. En 1991 el gobierno local de Marcona emite una resolución en que se declara el área patrimonio natural de Marcona. El 10 de julio del 2003 también la región Ica la declara reserva ecológica, a través de la ordenanza regional. Pese a ello, se expide la Resolución Suprema 009-2003-AG y el área de San Fernando se adjudica para la ampliación de la frontera agrícola, y el 25 de julio del 2003 Pro Inversión suscribe el contrato de compraventa. Sin lugar a dudas, la situación es compleja y cabe preguntarnos si será posible que un área tan bella pueda ser rescatada para hacer ecoturismo responsable en beneficio de Ica y de Nasca. El gobierno regional de Ica, la comuna de Nasca y el Inrena podrían muy bien propiciar una solución concertada para evitar destruir nuestro patrimonio.

Fuente: Revista Viajeros (VOL)
Febrero del 2007